was successfully added to your cart.
actividadesdia a dia

Y si hablamos de felicidad….

Marek jugando Lego

¿Qué es la felicidad?

 

Bueno ya terminando el año en unas horas, son días de reflexión y nostalgia, eso de querer hacer, propósitos y demás….pero a todo esto (y no es que me ponga cursi). ¿qué es la felicidad?

 

Pues con el tiempo van cambiando los parámetros, podemos encasillar nuestros ideales, recuerdos y momentos preferidos de nuestras vidas; pero como madre podría decir que la felicidad es directamente proporcional a la de mis hijos.

 

Me topé con esta frase sobre la felicidad que les comparto:

“La felicidad siempre viaja de incógnito. Sólo después que ha pasado, sabemos de ella”.

(anónimo)

 

Y le sumaría que en los detalles la encontramos, no es un absoluto sino una cadena de acontecimientos que uno guarda en lo más profundo y esta es la historia de un día feliz, de felicidad compartida en minutos que quisieramos alargar.

 

 

No es nada nuevo, pero esta es la historia, de un día perfecto.

 

Se dice que la familia no se escoge, pero con el tiempo se agranda y en realidad optamos por alguien especial que hará parte de nuestro núcleo más preciado; en este caso hablo del padrino de Marek.

 

Marek ya con más de tres años, preguntaba mucho por su padrino, que si lo vería pronto, que si podría quedarse en su casa, en fin, no dejaba de preguntar por él desde hacía meses.

La realidad es que los días se nos fueron entre tantas cosas que sería inútil enlistarlas, pero llegó el día y su padrino vino a pasar tiempo con su ahijado, ese tiempo que realmente se ve y se siente.

 

La felicidad

 

Lo vi en los ojos de mi hijo, jugando, aprendiendo a armar legos con su padrino, con una paciencia ejemplar, mientras Marek quería hacer todo de prisa, él le explicaba los planos, y poco a poco fueron construyendo un helicóptero.

Adri y Marek lego

Mi hijo se sentía orgulloso de haberlo hecho, con ese “click” de los bloques mientras veía de reojo a su persona favorita, jugando y platicando en el piso, pues es ahí que la magia comienza.

 

¿La felicidad desde abajo?

 

Pues claro, la felicidad para ellos, mis hijos, empieza en el piso, a su altura; aunque varía con un brinco inesperado y gritando “ven aquí” con una sonrisa difícil de ocultar, para ambos y para todos.

 

Pasamos todo un día jugando, como hacía tiempo que no lo hacíamos, en familia, pues de eso se trata todo, no son los regalos lo que importan, sino el tiempo y aunque los niños no lo ven del todo como nosotros, esas horas jugando y todo en torno de ellos son mágicas y las atesoran pues no dejan de hablar de eso.

la felicidad empieza en el piso

Esa es mi felicidad

 

Ver la cara de mis hijos con ese brillo en los ojos que no pueden contener la risa, las bromas, el beso soplado con un “no te vayas”, ¿Cuándo regresas?, ¿puedo ir a dormir a tu casa? Y después un correteo por toda la sala, enseñando como corre muy rápido pues es grande.

 

No era necesario el “mira lo que puedo y sé hacer” ya estaba implícito en sus actos mientras su padrino se ponía a su altura con toda la bondad y paciencia jugando el juego, explicando las reglas y ese piso que ahora tiene una historia más de amor.

 

Cómo crecen

 

El día que nació Marek, su padrino vino a verlo al hospital, fue de los pocos invitados al evento, y ahora lo mira con ese orgullo que no sabría explicar, pero me gusta ver ese par que se entiende de maravilla como si se vieran cada fin de semana.

 

Creo que desde antes había empezado esta historia de amor, pero fue cuando se cruzaron sus ojos que empezó.

 

Y es aquí cuando creo que la familia crece, y aunque no hay lazos de sangre hay otros mucho más fuertes, que se llaman amor y sí, lo sostengo, la familia tal vez no se escoja, pero en ocasiones tenemos la suerte y la fortuna de hacerla crecer con personas que ya no llamamos amigos sino familia, pues ocupan un lugar importante en nuestro núcleo.

 

Gracias por tanto y sobre todo por una tarde maravillosa de festejos y risas en casa como hacía tiempo que no oíamos, pues la mayor, Laïyna, también se sumó a la fiesta, dejándole el espacio a su hermano pues a su corta edad sabe que era “su momento”.

Para mi eso es amor y del bueno; creo que hemos cerrado el año con broche de oro, con un quiero más y pronto nos vemos.

¡Feliz fin de año y aun mejor 2019!

Share This:

Impactos: 16

Misión: Mamá Ninja

About Misión: Mamá Ninja

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of