was successfully added to your cart.

Carrito

dia a diay mas

El tiempo y sus monólogos

by Windy_fly Tiempo y monólogo

El tiempo

La arrogancia del tiempo con su tintineo que va tan rápido o tan despacio, a veces se detiene, pero no se puede tocar, guardar; simplemente sigue su curso mientras recopilo “momentos” como si con eso pudiera viajar a través de él.

La inevitable capacidad de amar y ser amado, una insistente palpitación que te corre por todo el cuerpo, cada átomo al ver a tus hijos por primera vez, o mucho antes, al oír su corazón como ráfaga de felicidad…

Y ahí vienen todas esas preguntas antes y después, pero solo para variar en necesario explicar el por qué de cada acto, aun tan breve, por supuesto que todos entienden por lo que estás pasando (siempre ha sido de esta manera), pero necesitas hacer esto y lo otro solo así podrás continuar.

Las explicaciones, una y otra vez, como si no fuera ya demasiado sentimos esa necesidad de explicar cada acto de nuestra maternidad, aun antes de eso: la maternidad.

Pero ojo que todos han pasado por eso, tu no sabes nada y solo es el principio, y más tarde te acordarás de mis palabras, te dicen con una mueca a medio reír.

¿Cuál es el conflicto de la maternidad?

Si se puede llamar conflicto, no hay ninguno, simplemente esa creciente sensación de hacer las cosas a medias y tener que explicar el porque no dejamos llorar a nuestros hijos, ya no es como antes, los tiempos cambian y hemos avanzado, pero haremos “niños malos” y “consentidos” aunque tal vez exista la posibilidad de “hacer niños felices” me pregunto constantemente.

Los terribles años de la infancia

Las pataletas, ya no sé sinceramente si son de ellos o las mías por no poder controlar todo a mi paso; tenía la guía perfecta, pero ha caducado hace tiempo; pero va pasando y ya son “grandes” ¿qué tan grandes son, si nos conocemos desde hace poco o toda una vida?

Me han enseñado tanto y yo solo algunas cosas de supervivencia, la escuela hace lo suyo, los buenos modales, lo bueno y lo malo, aunque ya no distingues esa línea delicada que lo separa, pues muchas personas dicen que no es así, que lo maleducas o que se portan tan bien, es lo mismo.

Mirar hacia arriba y hacia abajo

Hacía tanto que no miraba las estrellas, en mi país hay demasiada luz, en cambio aquí se puede ver la bóveda celeste, es hermoso y aterrador, somos tan pequeños. 

Una estrella fugaz ha pasado y solo he podido pensar en la felicidad de verla, les he dicho a los niños, quieren una para ellos pues puedes pedir un deseo, tal vez lo haga también.

Y si miro hacia abajo, allí mismo a mis pies, en el jardín, parecen pequeñas hadas, brillan unas gotas de rocío, pero he tenido que acercarme para verlo, pues diría que tienen vida propia.

También les he dicho a los niños, que hay hadas en el jardín, que hay que mirar detenidamente por la mañana muy temprano mientras contamos los colores del amanecer, que se ha vuelto nuestro pequeño ritual entre semana antes de ir a la escuela y regresar a la realidad.

Ellos me han enseñado todo eso, o por lo menos he vuelto a recordar, mientras divago en un monólogo interminable, oigo una canción que me gusta y sonrío sola, para mi.

Y otra vez espero a que lleguen, un abrazo y una mamá feliz que da por terminada la escuela ¿ahora qué haremos? Un sinfín de cosas pasan por mi cabeza ¿hacer niños más inteligentes? ¿rompecabezas? ¿enseñarles algo nuevo? Mejor lo dejo para otro día, han decidido jugar entre ellos con algunas piezas de Lego y yo tomando fotos para no olvidar que siguen siendo tan pequeños.

Por la mañana

Un monólogo que se va con el viento mientras tomo mi primera taza de café, pensando en ellos, es inevitable no poder hacerlo, son tan perfectos y sí tenían razón: “serán lo más importante de tu vida” y otra vez oigo a lo lejos como van subiendo las notas de otra canción que me regresa al momento mismo en el que estoy parada, con una felicidad inesperada por la música de mi juventud que me trae de vuelta para comenzar las tareas acompañada de los fantasmas que me rodean. Sigo sonriendo.

Para eso no hay explicaciones, solo es eso, solo soy yo y mis pláticas inter-dimensionalesque se arremolinan en mi café, algunos pueden escuchar mi voz como eco…

Share This:

Impactos: 8

Misión: Mamá Ninja

About Misión: Mamá Ninja

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of