La importancia de las abuelas

La importancia de las abuelas

Para todos los abuelos, ya sea abuela o abuelo: ser abuela es recibir la alegría y la esperanza de un ser que está en el inicio de la vida. Es poder revivir historias y juegos de tu infancia y compartirlos. Ser abuela significa poder eternizar historias que pasan de generación en generación.

Ser abuela es la mejor parte. Ser abuela es «más ligero» que ser padre. Es poder darle amor a un niño, sin necesidad de disciplinarlo constantemente.

En la paternidad se coloca mucho de uno mismo en los hijos, las vivencias de la infancia, la forma en que se educó, las ansiedades, lo que lleva a un mayor cuestionamiento de si está actuando o no correctamente. Esta «invasión» de los problemas de la infancia, que se produce de forma natural, puede influir en las actitudes de los padres hacia sus hijos. Cuando eres abuela no piensas tanto, la relación es más libre, más «fluida», más espontánea, menos «socavada» por las ansiedades. Ser abuela es poder dar lo mejor de ti a un niño.

Para los abuelos haber tenido la experiencia de educar a una persona que, en consecuencia, tiene la oportunidad de educar a otra se vuelve sumamente gratificante. Los abuelos pueden dar buenos consejos a sus hijos sobre la paternidad. En una época en la que todo el mundo piensa en la mejor forma de educar, es importante escuchar la experiencia de los abuelos, los mejores expertos en la historia de sus hijos.

Pero, este es un tema que a veces genera conflicto entre abuelos e hijos, y que debe ser mediado por ambas partes, con comprensión y sentido común. Cuando los abuelos dan consejos constantemente, los niños pueden verlo como una crítica a la forma en que educan. Este consejo debe considerarse como un intento de ayuda de los abuelos. Por otro lado, los abuelos deben aliviar la ansiedad de dar consejos constantemente, ya que también es importante que los niños tomen sus propias decisiones (aunque, en ocasiones, no sean los mejores …) y que comprometan las suyas. errores. Educar es cometer errores y volver a intentarlo.

Los abuelos que valoran a sus hijos por la forma en que ejercen la paternidad hacen una enorme contribución a su autoestima y, por tanto, a la educación de sus nietos. Es importante que los abuelos se “tomen prestados” como modelos a seguir, como buenos ejemplos. La observación es la herramienta de aprendizaje más poderosa para padres e hijos.

En el frenesí del día a día, los abuelos son un buen apoyo, a veces solo emocionalmente, pero a menudo de una manera más práctica, lo que se convierte en una ayuda preciosa. Algunos abuelos hacen posible que los padres sigan teniendo momentos para dos, importantes para una relación marital sana, permitiéndoles también disfrutar de la exclusiva compañía de sus nietos.

Aunque los abuelos modernos tienen una vida laboral activa hasta más tarde, los momentos de compartir entre abuelos y nietos son muy importantes. Los abuelos permiten que se creen rituales, como la reunión familiar en un almuerzo de cumpleaños. Para los niños, el contacto con los abuelos es muy valioso, ya que les permite aprender a respetar, desde pequeños, a las personas con más experiencia de vida. Este contacto con los abuelos también les brinda la posibilidad de escuchar historias sobre sus padres, lo que les permitirá comprender mejor la historia de su propia vida.

Crea rutinas con tus nietos, haz que se sientan especiales (porque realmente lo son), comparte historias, pasa tiempo con cada uno individualmente, ¡diviértete! Estarás creando momentos únicos que permanecerán en la memoria de todos para siempre.

Leave a Reply