was successfully added to your cart.

Carrito

dia a dia

Lo que ellos quieren

Lo que ellos quieren

¿Lo que ellos quieren?

Pues sí, así de pronto es eso:  lo que ellos quieren,que no se confundan con la película “lo que ellas quieren” sino, mis hijos, ellos, así de simple…

Y todo empezó…

Entregada a esos cinco minutos de vaivén entre sorbos del pasado, del presente y del quién sabe,se oía vagamente una vocecita, poco a poco empeñada en apoderarse de mi plena atención me sacó de mis idas y vueltas con un ¡Mamá!De esos secos que hasta te levantas.

Con un aire serio muy serio, junto a su hermano, un tono de superioridad o seriedad que me hacía verlos con diversión, Laïyna, la mayor, como queriendo hilar cabos, me preguntó sobre cuando ella estaba en mi vientre.

  • Mamá,¿le pediste permiso a tu vientre para que me hiciera?
  • Mmm sí, algo así
  • ¿Ya soy grande verdad?

Y su hermano queriendo estar a la altura con un “yo también”

  • Sí, demasiado diría yo, ya no encuentro sus caritas regordetas de bebé, ni….

Laïyna interrumpiendo mi nuevo regreso al pasado, y continuó:

  • Pues sí ya somos grandes, queremos una hermanita,

Y Marek

  • Un hermanito…

      Continuando Laïyna seguía:

  • Así que queremos que le preguntes a tu vientre si puede hacer una hermanita, (su hermano, un hermanito) y ella con los hombros alzados, pues una hermanita y un hermanito.

Fácil, y creo que,sin poder decir gran cosa, pues parecía que todo estaba dicho, se fueron canturreando y cuchicheando a jugar.

Pero no quedó ahí,

Pues más tarde, cuando ya casi olvidaba el asunto, empezaron a sacar juguetes de cuando eran niños; ahí sí, que les dije que un bebé en casa no era simplemente diversión, que ya no podría estar con ellos cuando quisieran, ufff pañales, biberones, toallitas, DORMIR (si todavía tengo una resaca de 6 años) jajaja….

  • …que los bebés, bueno ¿qué hacen los bebés?
  • Lloran me dijo Laïyna, pues eso, lloran mucho y comen y mamá no tiene tiempo de dormir, ni hacer nada, etc.

No les importó demasiado pues tenían todo bajo control,para serles sincera me molesta ese “control”, esos piececillos bien puestos en la tierra, que si aun tiene hilo para la imaginación ya te salen con un “mamáaaaa, eso no es verdad” (en tono chillón y de sabelotodo),y cosas por el estilo. 

En fin, pues ellos se encargarían de los bebés, de la niña y el niño.

Siguió pasando el tiempo, ya no se oía más del ASUNTO, hasta que jajaja (perdonarán la risa), Laïyna dijo mientras cenábamos, algo como “cuando llegue el bebé……” el resto no me acuerdo, de lo que me acuerdo es de la cara de mi marido, casi atragantado preguntando ¿qué bebé?,y pues claro que después de reírme le expliqué los planes de los niños….

(se pueden hacer una hermosa imagen de esta cena)…

Pasaba, aun más tiempo,

…y pues entre divertidos (nosotros) y ellos, supuestamente ya en otra cosa, se acercaron y con ese aire antes de la tormenta, de cuando te puedes esperar todo, Laïyna me preguntó que por que no llegaban los bebés.

Ahí sí, suspiré profundamente un tanto para no arrebatarla de golpe a la realidad,diciéndole que no era tan fácil, primero que no se podía escoger si queríamos niña, o niño o dos a la vez, segundo que mamá no podía tener bebés por todas las medicinas que tomaba,que tal vez más adelante ella o su hermano podrían tener los suyos si querían, que….

  • Nooooo, mamá, yo no quiero bebés. Cuando tienes bebés te haces vieja, y yo no quiero ser vieja.

Bueno, en todo caso ahora no es posible. (ya no dije nada más de lo otro, para no echarle leña al fuego, pero ¡¿vieja?! Tssssss).

Lo que ellos quieren

Ella se quedó pensando brevemente cuando dijo, 

  • bueno entonces compremos uno.

Nota personal: millones de imágenes pasando por mi mente, entre risa y estupefacta.

  • ¡pero no se pueden comprar bebés!, ¿dónde los quieres comprar?
  • Pues en la tienda(obvio, le faltó decir).
  • No, no, noooooo, no se puede la policía no te deja, ¿y a poco ya viste un bebé en el supermercado? 
  • Pues no, ¿pero porqué no puedo?
  • Porque no, imagínate, si alguien muy malo pudiera comprar un niño o no sé, simplemente está prohibido y no se puede, no hay tiendas de bebés.

Se fue entre confusa y resignada, pero sin drama,Marek por otro lado que había estado al lado de su hermana apoyándola bajo capa y espada, creo que le convino bastante el hecho de no tener que compartir a su madre, aunque no lo malinterpreten, que hasta había hecho espacio en su cuarto.

Y bueno, seguramente hubo más hilo sobre la historia, pero para fines prácticos, así acabó el “queremos una hermanita y un hermanito”.

No sé si es para reír o para llorar, pero lo cierto es que ya están tan grandes y fuera de esa burbuja hermosa de cuando son bebés, pero claro que me gustaría llenar la casa, pero esta familia ya se está completa.

Ahora es tiempo de recuperarse y de estar con los niños.

¿Ustedes tienen preguntas y respuestas en sesiones de ahí te van? ¿qué es lo más divertido que les han dicho sus hijos?

Gracias por compartir este blog y todas las aventuras de una Mamá Ninja.

Las imágenes las pueden encontrar en: http://grumeautique.blogspot.com/

Share This:

Impactos: 19

Misión: Mamá Ninja

About Misión: Mamá Ninja

Leave a Reply

avatar
  Subscribe  
Notify of