Con todavía un aire renovador, cierro los ojos y suspiro, ¡Uy! Las vacaciones, tan merecidas!, tan esperadas…había dos eventos importantes en esta ocasión; el primero el cumpleaños número 90 de mi abuela, mejor conocida como “Bis bis” por mi hija; y el segundo: el bautizo de mi hijo.

 

Para empezar después de la Odisea que fue el viaje, y con pocas ganas de volver a tomar un avión por más de dos horas con mis adorados retoñitos, llegamos el día antes del cumpleaños de Bis bis, a pesar de los muchos intentos por asistir a todas las festividades, decidimos ir solamente al pastel del sábado por la tarde, era la mejor opción ya que nos encontrábamos como rehenes de dos niños cansados y con horarios despeinados; cabe decir que también sería la oportunidad de algunos de conocer al nuevo más pequeño de la tribu. Estuvimos poco tiempo, hasta que sonaros las campanas (como cenicienta) para irse a dormir, hablo de mis hijos que en cuanto bostezaban los ponía en la cama, para tratar de ir tomando el nuevo ritmo de la noche.

 

 

Al otro día era el festejo real con toda la familia, ahora sí las presentaciones, brindis, hip hip hurra y mis hijos haciendo de las suyas con un brunch a su medida y una familia atenta ante cualquier reclamo, antojo y necedad de mi hija que empezaba a tomar terreno.

Estuvimos muy contentos de poder llegar a tiempo, aún con un jetlag increíblemente cansado, disfrutamos de ese momento único en donde se reúne toda la familia para festejar 90 años y un hurra por la vida.

Aless Baylis

El segundo gran evento, más entradas las vacaciones era el bautizo, bajo mis expectativas, creía que sacándole el chamuco al bebé dormiría por fin por lo menos 8 horas, no fue así pero nos divertimos mucho.

 

Los preparativos empezaron desde hacía mucho tiempo antes (por no decir mucho mucho muchísimo). Compramos un traje sencillo, perfecto para la ocasión, pues no me gustan esos de muchos moños sacado de fotos viejas de la realeza, aunque cada quién sus gustos….el caso es que a dos días del evento, me cancelaron el pedido…luego les paso el dato para que nunca vayan a esta tienda, que con mucha pena era una de las de tradición, había pasado de generación a generación, una tristeza.

Pero ya hablando de tan esperado evento, les puedo decir que fue toda una maravilla, desde que inició el día, había esa electricidad en el aire, del tipo de cuando una se siente enamorada…La mayor feliz de vestirse y peinarse para la ocasión, aunque no entendía muy bien lo que pasaba se sumaba a los festejos, y el más pequeño de un muy buen humor de esos que a cada cruce de mirada te saca una sonrisa radial.

Ya en misa, Mi hija quiso ser parte estelar y estar en primera fila, que digo, en primera plana y nos acompañó a lo largo del evento, el padre habló tan bonito, hacía mucho que no oía palabras tan alentadoras….ya para la hora del sacramento el bebé feliz de la vida, se le quedaba viendo atentamente al padre haciendo enormes los ojos y de vez en cuando soltando una risita, ni con el agua bendita lloró, podría decirse que lo disfrutó tanto como nosotros. Después de esto y ya en el coche fue 1,2,3 y a dormir, hasta el restaurante donde se quedó plácidamente en los brazos de Morfeo.

Bautizo

Ahí uffff mi hija de lo más feliz, queriendo abrir regalos y un harem de tías dispuesta a consentirla en cada minuto, la imagen es hermosa y muy divertida, mientras ellas la peinaban, mi hija les contaba un sin fin de cosas.

 

Estos eventos me encantan, que si es cansado el viaje, los preparativos (que yo no hice sino un equipo excelente de madrinas y abuela) vale la pena cualquier esfuerzo por el simple hecho de pasar un momento en familia, toda la familia reunida, esas son vacaciones, esos son los placeres divinos y ellos son el amor de mi vida.

 

Pero claro, siguiendo la tradición de la maldición de las fotos, pues casi no tengo del bautizo, ni el de mi hija hace dos años, cuento con algunas de mi teléfono pero aún tengo que ir cazando ¡las buenas!…en cuanto las tenga, o por lo menos una que amerite la ocasión la pondremos en #MiércolesMudo para que sea en primera plana.

 

¿Ustedes hicieron bautizo? ¿Tienen la dicha de que las bisabuelas los acompañen? ¿Qué es lo que más les gusta de estos eventos? ¿Y lo que menos les gusta?

 

 

¡Gracias por compartir sus experiencias y hacer de este blog cada vez más rico!

Share This:

Hits: 107

2
Leave a Reply

avatar
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Misión: Mamá NinjaIreri Carballo Recent comment authors

* Se requiere casilla de verificación RGPD

*

Estoy de acuerdo

  Subscribe  
newest oldest most voted
Notify of
Ireri Carballo
Guest
Ireri Carballo

Si me hubieras dicho que tomara las fotos, todas serían buenas jejejeje 😉