Apenas comenzaba abrir los ojos cuando en un instante mi vida cambió de colores, era todo nuevo, como si el universo se hubiera expandido y yo simplemente quieta contemplaba el nuevo amanecer, miles de colores y tonalidades diferentes, con unas escalas y matices que apenas podría diferenciar, todo era ajeno y al mismo tiempo mío; ella agarrada de mi pecho me hizo sentir en una fracción de segundo lo que era el amor a primera vista, o mejor dicho el amor antes de la primera vista, incontrolable, único y profundo como la inmensidad de sus ojos. Un amor sin redes ni contratiempos, simplemente incondicional…¿Cómo podía no haberlo visto antes?

Un mundo tan extraño y a la vez tan íntimo, pero eso no quedó ahí, sino que poco a poco fue creciendo y yo aprendiendo, volver a vivir de los pequeños detalles que aparecían poco a poco sin sentido alguno.

Pero no solo eran esos colores y esa atmósfera que parecía un abrazo eterno, su primera risa, fue música, simplemente lleno todo el espacio de una armonía que nunca terminaría, el solo escucharla me hacía sonreír y no pensar en nada más, pues con ella se detenía el tiempo y al mismo tiempo se abría ante mis ojos, sus ojos un “no sé qué” que me daría una inmensa armonía y amor, amor puro; pero solo era el comienzo, pues esta historia de amor sigue y sigue sin parar y yo bailo con ella…

 

Esta Imagen también fue utilizada para la campaña “Mamá No Te Escondas”

 

 

Si desean participar aquí están las reglas

Gracias a por participar y leerme

Este enlace estará abierto Una semana y no olviden el hashtag: #UnaImagenUnaHistoria

Aquí pueden acceder al carrusel y pegar el vínculo en su blog

Share This:

Hits: 369

Leave a Reply

Be the First to Comment!

avatar
  Subscribe  
Notify of

Centro de preferencias de privacidad

¿Quieres cerrar tu cuenta?

Se cerrará tu cuenta y todos los datos se borrarán de manera permanente y no se podrán recuperar ¿Estás seguro?